5/8/15

Stalker


'Stalker' es un drama de corte psicológico que sigue a unos detectives encargados de resolver casos de acoso. Jack Larsen (Dylan McDermott) comienza a trabajar como detective de este tipo de incidencias después de haber permanecido muchos años en la división de homicidios en la ciudad de Nueva York. No obstante, su personalidad y sus métodos cuestionables para resolver los casos le han hecho apto para esta labor.
Jack estará a las órdenes de Beth Davis (Maggie Q), una experta en los casos de acoso y obsesiones tras haber vivido este tipo de experiencias en su propia piel. Esta pareja de detectives, junto al resto del equipo, se encargarán de resolver este tipo de escándalos y, a su vez, resolver sus propios problemas personales.


La serie cuenta con Dylan McDermott ('American Horror Story') en el papel de Jack Larsen, Maggie Q ('Nikita') como Beth Davis, Victor Rasuk como Ben Caldwell y Mariana Klaveno ('True Blood') como Janice Lawrence. 

Esto de arriba lo he sacado de aquí.

Sí, al final se lian.

Ahora lo que me parece a mí:
El tal Jack llega a la ciudad siguiendo a su ex-mujer y al hijo que tiene con ella y que no le conoce. Por lo que parece, ella se escondía por algo que Jack le había hecho en el pasado. Vamos, que era muuuuy malo-maloso. Da la santísima casualidad que acaban trabajando en el mismo edificio (por cierto, arquitectónicamente muy chulo), porque ella es ayudante o algo del fiscal. Y mira por dónde, en cosa de cinco o seis capítulos, pasa de esconderse de él a dejarle al niño el finde para irse con su novio. Olé tú.

La ex con el nuevo novio

En cuanto a Beth, un novio que tenía, para quedar como un héroe ante ella, prendió fuego a su casa, con la pretensión de salvar a toda su familia y que ella le quisiera hasta la muerte y más allá. Peeeero mira por dónde, el chaval se ve que era un poco torpe y va y se mueren en el incendio los padres y la hermana de Beth, que en realidad se llama Michelle, pero se cambió el nombre para que el novio pirómano no la encontrara. De hecho, no podía encontrarla, porque está encerrado en un psiquiátrico de por vida.

Pero de pronto, empieza a ser acosada por un niñato que, después de descubrir su secreto, contrata a un psiquiatra carísimo para que suelte al pirómano, se hace amigo suyo y así los dos juntitos van a fastidiar a la teniente Beth. Solamente un ratito, porque el loco está muy loco y claro, la cosa no acaba bien para el chavalín.

El niñato en cuestión

Por cierto, la prota se hace llamar Beth Davis, qué original...

Esta es Beth Davis, la única, la de verdad...

La actriz que encarna a Beth, Maggie Q, parece que se haya tragado un palo de lo tiesa que va. Está delgadísima, y con los tacones que lleva acaba caminando de una forma muy peculiar. No es nada creíble el personaje, no mueve los músculos de la cara, es de lo más inexpresiva la muchacha...

En fin, que he visto los veinte episodios de la primera temporada porque los tenía grabados en Imagenio, y tenía cierta curiosidad por saber cómo terminaba la historia del niñato acosador. Pero es de esas series que veo mientras estoy haciendo otras cosas, de manera que me pierdo la mitad de las imágenes, y en realidad no importa mucho tampoco. Los malos van ganando y, de repente, llegan los buenos en el último segundo. Pero oye, sin despeinarse ni nada, eh... 
No la volvería a ver en ningún caso. Es más, he hecho esta entrada para recordarme a mí misma que NOOOOO tengo que verla. Por si me despisto.
Iban a rodar una segunda temporada, pero la han cancelado.
Por algo será...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos hemos chupado mucha tele,
así que suelta lo que piensas...